Guía Ojo al Piojo!
Ojo al Piojo!


Entrevista

“Jugar, para que todo en la infancia cobre sentido”

Por Magalí Alderete Vega*

Entrevista a La Banda de las Corbatas

¿Qué sucede cuando se juntan seis docentes, aficionados por la música y a su vez comprometidos con la niñez? En cualquier parte del mundo no se sabe con exactitud, pero en Berazategui, Quilmes y Florencio Varela se forma “La Banda de las Corbatas”, un grupo musical que se divierte en el escenario cantando, bailando y saltando sus propias canciones frente a miles de chicos alrededor del país.

La Banda está compuesta por docentes de música que se juntaron a crear música para los más chicos, desde carnavalitos hasta cumbias. Además de la multiplicidad de géneros musicales, los integrantes también se caracterizan por crear sus propias canciones y por la amplia gama de instrumentos musicales que pueden dominar. Paula Coudannes es la única mujer del grupo, pero su voz se hace escuchar en cada coro de las canciones de La Banda. Además, se encarga de la percusión, toca la guitarra, la flauta traversa y el teclado. Adrian Urdiciain es otro profesor de música que integra este grupo y no solo canta sino que también puede tomar la guitarra, el bajo, el teclado, charango y siku. Guillermo Guido no aportará su voz en las canciones, pero sí participa en bajo, guitarra, siku y percusión. Además de profesor, es musicoterapeuta. Cristian Giulianetti se suma en voz y aporta sus acordes de charango, quenas, siku, violín y guitarra. Jorge Álvarez (o Galle, para sus seguidores) está encargado de la batería y percusión mientras que Fabián Lupica aporta su voz y sus habilidades en percusión, cavaquinho (instrumento de cuerdas, familiar del ukelele), teclado y guitarra. Respeto al surgimiento del grupo, Lupica comentó: “La Banda surgió de un proyecto pedagógico a partir de la propuesta de un supervisor del área de artística, que invita a los profes a organizarse para armar conciertos en vivo en sus escuelas.” Agregó que, para que el proyecto tome forma, fue ameno que los integrantes se conocieran interrelacionalmente: “Uno conocía a uno, que conocía al otro, que era conocido de… y estando en esa reunión nos dispusimos a llevar adelante la idea”.

Además de lo novedoso de la propuesta pedagógica/musical, el dato curioso que distingue a este grupo es su nombre. Sobre este aspecto, Fabián comentó: “Tiene que ver con la corbata como objeto de transición entre la niñez y la adultez, ya que cuando somos niños, nos ponemos corbatas para jugar a ser grandes (incluso en los pintores de los jardines está esa corbata) y hoy nosotros nos ponemos esa corbata para jugar a ser niños, para jugar con ellos y con su familia, para que grandes y chicos se sumerjan en eso tan hermoso que es el juego y el disfrute colectivo”.

La música que crea este grupo se distingue por su contenido didáctico y pedagógico. No sólo son canciones que riman, son canciones que tratan sobre los valores de la niñez y sobre las experiencias que atraviesa un niño en esta época de su vida. Por ejemplo, de su primer disco homónimo del año 2014, “Skalando” narra la dificultad de los chicos cuando no llegan a alcanzar objetos en sus casas o en árboles. También de este disco, “Adiós mamá” narra cómo el niño entra en escolaridad, prometiéndole a su madre que va a respetar a su docent

El segundo álbum llegó en 2016 y cuenta con las participaciones de artistas como Lula Bertoldi del grupo de rock Eruca Sativa y el cantante de folklore Nahuel Penissi. La canción en la que él colabora es “Curiosos”, que cuenta como los chicos exploran el mundo con sus manos, sus miradas del mundo y también con sus tan inquietantes preguntas. Las canciones son muchas y cada una representa algo distinto, por eso ningún integrante puede elegir sólo una. Lupica cuenta: “No es posible determinar un tema preferido, pues todos tienen que ver con nosotros y en todos hay mucho puesto, hay historia por detrás que incluye desde como se creó hasta lo que pasa en cada show o en las redes”.

Las propuestas de este equipo se basan en presentaciones pedagógicas en forma de recitales que se pueden realizar en teatros, centros culturales y también en escuelas. Además, al ser también educadores, fusionan sus saberes de música y educación en talleres/conciertos, que se basan en el contexto de carnaval. Por ejemplo, en el “Carnaval Andino”, se elaboran máscaras de comparsas y se construyen sikus mientras que en “Carnaval Litoraleño” se utilizan objetos reciclados para armar instrumentos de bazucada para luego utilizarlos en el armado de coreografías acorde a los ritmos creados. Asimismo, también se desarrollan talleres didácticos para docentes y las familias.

El espíritu lúdico esta presente en cada canción del repertorio de este grupo. Y probablemente sea lo más sensato, porque lo que hace a la niñez tan especial son los juegos que la caracterizan. Lupica retoma esta idea cuando rememora que es lo que extraña de su niñez: “Extrañamos lo que hacemos en el escenario: jugar. Jugar mucho, jugar sin tiempos, sin sentido. Jugar con el que esté, en la calle, en la plaza. Dentro de eso, todo en la infancia cobra sentido”.

Porque vivir es jugar, y yo quiero seguir jugando” narra la letra de una reconocida canción de rock nacional. Y de eso se trata el día del niño: de jugar a nunca dejar de serlo. Feliz día a los mejores jugadores de la vida: nuestros lectores.

*Magalí es estudiante de periodismo en la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES)